La actual represión y resistencia del Flamenco en Andalucía

represión flamenco

Cantaora de flamenco reprimida en parlamento de Andalucía (Foto: FLO6X8)

Recientemente ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y cada vez es más utilizado por las comunidades en el sur de España para atraer al turismo. Música y baile flamenco parecen disfrutar de un avivamiento sin precedentes en todo el mundo. Pero los espacios públicos y centros sociales que juegan un papel importante en la formación de la cultura flamenca están cada vez más amenazados por la gentrificación, las nuevas ordenanzas municipales y el control policial. Articulo de Yossi Bartal, del 14/12/2014 en la revista Truthout. Traducido del original en inglés.

En un lluvioso viernes de este mes de marzo frente al ayuntamiento de Sevilla, más de 50 personas, la mayoría de mediana edad, rodean a un hombre tocando la guitarra. Se unen con el acompañamiento de palmas, a la vez que las mujeres, de todas las edades, de vez en cuando rompen el círculo y entrar a bailar. Aunque muchos de los turistas que pasan por la plaza confunden la reunión con otro espectáculo de calle, es en realidad una manifestación política organizada por los miembros de la Peña Cultural  Torres Macarena, una asociación dedicada al flamenco en respuesta al cierre de su local por exceso de ruido.

Peñas Flamencas como la de Torres Macarena son un fenómeno relativamente nuevo en la historia del flamenco. Estas asociaciones de vecinos de los amantes del flamenco aparecieron por todas partes Andalucía cuando España se transformó en una democracia en los años 70, y desde entonces han jugado un papel importante en la enseñanza de las tradiciones de la música y la danza a las generaciones más jóvenes, el espacio fundamental para el aumento de los artistas y el fortalecimiento del tejido social del flamenco de una manera no comercial.

Pequeñas asociaciones culturales para la preservación

Aunque a veces han sido criticados por los artistas más jóvenes por ser conservadores y resistente a los nuevos estilos, estos pequeños clubes, son vistos generalmente como indispensables para la preservación de la cultura flamenca. Situado en el barrio obrero de Macarena durante más de 40 años, la Peña Torres Macarena es el más antiguo que existe en Sevilla y es alabado por los aficionados flamencos de todo el mundo por su atmósfera abierta. A pesar de su fama local e internacional fue el blanco de las quejas constantes de un vecino que se trasladó a la zona hace unos años y que desde entonces ha llamado con frecuencia la policía por el ruido. Ni la insonorización pagada por la asociación detuvo sus quejas. Los locales comerciales pueden pagar y bordear la ley, cosa imposible para la Peña.

flamenco contra los bancos

Bailando flamenco contra el sistema financiero. Foto: FLO6X8

Ahora se les niega el derecho a reunirse en su propio espacio. Los miembros de la Peña comenzaron una campaña para luchar contra la decisión policial. Ellos han realizado numerosas acciones frente a la oficina del alcalde llevando la música y la danza de su comunidad a las calles. La primera manifestación política de muchos de sus miembros. Además, con la ayuda de los activistas más jóvenes, que han producido un video de protesta por la clausura en YouTube con algunos de los artistas flamencos más conocidos, como Israel Galván, Cristina Hoyos y Ricardo Miño, entre otros.

La historia de la Peña Torres Macarena no es un caso aislado. La Federación de Peñas de Andalucía confirmó que muchas de estas asociaciones se han visto obligadas a cerrar en los últimos años debido a las recién aprobadas ordenanzas municipales. Un reajuste sugerido para que la ley exima los lugares no comerciales todavía está en trámite entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla. Mientras, más centros culturales Peñas y otros se enfrentan a multas elevadas y a la represión policial. Esta lucha es especialmente difícil para los miembros más mayores que, desde la llegada de la crisis económica, tienen más dificultades para llegar a fin de mes.

Prohibido cantar

Ordenanzas de ruido no son los únicos retos puestos al flamenco no comercial por las leyes municipales recién promulgadas. Aprobadas con el objetivo declarado de librar las calles de ruido, la delincuencia, el alcoholismo y la prostitución, para hacer de las ciudades más seguras y más amable con el turista, también ha provocado que las más basicas interacciones sociales que permitían al flamenco existir en el espacio público hayan sido objeto de escrutinio por parte del Estado.

flamenco contra Bankia

Bailando flamenco para denunciar a Caja Madrid. Foto: FLO6X8

Así, por ejemplo, la regulación contra el consumo de alcohol en el espacio público se ha dedicado a destruir uno de los rituales más populares de la juventud española, conocido como el botellón: sentarse con amigos, charlar y hacer música mientras se comparten botellas de bebidas alcohólicas, que por lo general compradas en la tienda de la esquina más cercana. Visto como altamente hipócrita por muchos, esta nueva regulación ha llevado las multas y la violencia policial contra las personas que simplemente se sientan en un banco público en la calle con una botella de cerveza, mientras que excluye los clientes de bares que están tomando en los mismos espacios públicos (a menudo privatizado para el uso único de este tipo de establecimientos).

Hoy en día, varios años después de la aplicación de este reglamento, todavía es común ver este tipo de encuentros de jóvenes y personas que carece de dinero para beber en un bar. Sin embargo, el miedo de la policía y la necesidad de no llamar la atención han hecho este tipo de reuniones menos vivas y mucho menos musicales. Hay que considerar otras regulaciones recientes contra los músicos de la calle, por ejemplo, el empoderamiento de los policías para confiscar los instrumentos musicales y para imponer agresivas multas por hacer música o simplemente cantar en público. Y se puede apreciar la creciente preocupación de que las plazas de las ciudades andaluzas están perdiendo gradualmente su musical vitalidad.

Una historia hipócrita

Las acciones del gobierno local hacia el flamenco, la promoción de los artistas y las instituciones profesionales y su utilización como una atracción turística, a la vez que suprimen sus variaciones locales y no comerciales, es especialmente cínico teniendo en cuenta los orígenes del flamenco como expresión cultural de los marginados y los pobres. Este hecho es aún evidente en el contenido y el estilo de sus canciones, que normalmente expresan la dureza y la violencia de la vida en la pobreza, especialmente asociado con los Gitanos – el pueblo romaní de España.

Sin embargo, la división entre el flamenco común y comercial y sus giros irónicos en realidad han existido desde que el género saltó a la fama en el siglo XIX, cuando los aristócratas y los turistas pagaban a Gitanos para interpretar sus canciones profundas y bailes exóticos. Más tarde, Café Cantante, Flamenco Óperas y Tablaos presentan la estética del flamenco a públicos de clase media de toda España, sin dejar de reclamar autenticidad popular y “gitana”, cosa que muchos han disputado. Bajo el régimen de Franco, el flamenco se ganó el estatus de símbolo nacional español, mientras que la policía secreta reprimía simultáneamente cualquier forma de disidencia cultural en los barrios de clase baja ilegalizando muchos conciertos de flamenco y reuniones. Y a través del aumento del turismo (que incluye la comercialización del flamenco) y el impacto de los precios inmobiliarios en las zonas urbanas deprimidas, las comunidades Gitanas fueron expulsadas de sus casas y los barrios en toda Andalucía.

El ejemplo más famoso de este tipo de políticas es el barrio de Triana, que se encuentra en el lado opuesto del río de Sevilla. Todavía se promociona en muchos libros de turismo como “Barrio Gitano”, mientras que la mayoría de los visitantes no son conscientes de que la mayoría de la comunidad Gitana nativa de la zona fue expulsada por la fuerza sin la compensación en el comienzo de la década de 1970, en una campaña brutal de desalojo que llevó a la desaparición de una gran tradición musical. Sin darse cuenta de la pérdida, los turistas ahora caminan a través de los lugares pintorescos y acceden más fácilmente a la autenticidad de la zona mediante el pago de la entrada a bares de flamenco donde sirven bebidas caras.

Sin embargo, la historia del flamenco es mucho más que su apropiación y comercialización. Algunos dicen que es exactamente gracias a esta posición contradictoria que ha podido sobrevivir y desarrollarse, a pesar de que la sociedad española ha cambiado radicalmente desde que apareció por primera vez. Expresiones comerciales y profesionales del flamenco han alimentado de nuevo en sus prácticas comunales y viceversa, y ambos habrían sido inimaginables hoy sin el otro. Pero, lamentablemente, exactamente la riqueza de la praxis y espacios que evocan tantos significados contradictorios de este arte están ahora bajo el ataque de las leyes del estado, que criminalizan la disidencia y persiguen formas no consumistas de vivir en medio de una crisis económica. Este proceso dialéctico está siendo sacudido fuera de balance por la política de represión social y cultural, el flamenco también redescubrió su espíritu de lucha como parte del surgimiento de un movimiento anticapitalista popular en toda España en el último par de años.

flamenco contra el capital

Foto: FLO6X8

Cuerpos en resistencia
Los más notables son las acciones del grupo Flo6x8, un colectivo activista que decidió utilizar el lenguaje del flamenco en las protestas políticas. Los miembros del colectivo, muchos de ellos artistas de flamenco profesional, bailan y cantan dentro de las instituciones financieras como los bancos, que simbolizan la gestión de crisis y la corrupción en en España. Documentando como entran en los bancos de Sevilla mientras que rompen a cantar y bailar, el grupo ha llegado a millones de espectadores en YouTube y ha recibido cobertura de medios nacionales e internacionales. Una ley contra la protesta, aprobada hace tan sólo unos días en el Parlamento español, con el objetivo de penalizar la mayoría de las formas de protesta relacionadas con el movimiento popular Indignados, pondrá en peligro la continuación de las actividades Flo6x8 con multas que llegan a más de 30.000 €.

Cambiar las letras de conocidas bulerías, fandangos y tangos para condenar los crímenes de la élite financiera, permite a estos artistas burlarse de los banqueros; pero al mismo tiempo, llevan sus actuaciones políticas muy en serio y se consideran parte de una larga tradición de flamenco que condena la injusticia y los prejuicios. Desafian la normativa del flamenco mediante la ocupación de los vestíbulos de bancos o incluso el edificio del parlamento local, y también desafían los marcos legales y financieros en las que el neoliberalismo intenta confinar la expresión artística.

Aunque sus acciones pueden irritar los aficionados al flamenco conservadores, que prometen mantener el verdadero arte del flamenco fuera de los ámbitos de la política, han despertado el interés del flamenco entre los activistas políticos más jóvenes alienados de su aura anticuado y conservador. Al utilizar el flamenco de forma política, han transformado la forma de protestar, y también el flamenco en sí, añadiendo una nueva forma audaz y revolucionaria de expresión a sus manifestaciones. Sus acciones dan esperanza para la supervivencia del flamenco como un arte popular que encuentra su camino a la vida cotidiana de una generación de jóvenes andaluces.

En contra de los procesos de comercialización artística y la gentrificación, sus actuaciones parecen declarar las líneas conocidas del poema de Federico García Lorca: El llanto de la guitarra comienza. Es inútil callarla. Es imposible callarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s